¿Está preparado nuestro hij@ para salir con alguien?

Estándar

Los padres podemos recordar que en nuestra niñez y adolescencia, lo peor era tener que aguantar la presión de grupo. Ser diferentes a los demás era terrible. Pues hoy a nuestros hijos les ocurre lo mismo y tenemos que entenderlos.

Hoy día, los demás jóvenes los presionan para que tengan novio o novia, algunos desde muy jóvenes. Los padres queremos que nuestros hijos sean personas sociables, que sepan relacionarse con los demás, y por mucho que queramos tenerlos a nuestro lado ellos necesitan independencia. ¡Y que preocupación tan solo pensarlo con los tiempos que corren!

Un punto fundamental es tener abiertas las lineas de comunicación con nuestros hijos para que comprendan que aunque salgan con sus amigos, deben evitar empezar una relación amorosa que los pueda herir emocionalmente. ¿Conoces a los amigos de tus hijos?, ¿porqué no los invitas alguna vez a casa?.

Pregunta a tu hijo o hija: ¿por qué quieres salir con esa persona?, ¿qué esperas de ella?, ¿qué fama tiene?, ¿seras una mas en su camino?.

Aunque es imposible estar de acuerdo con tu hijo, si es posible evitar una discusión y por supuesto dar voces. Busca el momento oportuno para hablar, y que tu hijo sepa que siempre estás ahí para lo que necesite. En el artículo anterior comenté que aunque no lo creamos, nuestra opiniones son mas importantes para nuestro hijos que las de sus propios hijos.

En resumen, si nuestro hijo no tiene edad para formar un hogar, no tiene edad para salir con alguien. No queremos que nuestros hijos pasen por desencantos y pierdan su autoestima aunque por supuesto queremos que tengan su circulo de amistades.

En el próximo blog me gustaría hablar de cómo inculcar a nuestros hijos principios morales. Algo que todos queremos transmitir a nuestros hijos ¿nó?. La pregunta es: ¿cómo hacerlo?

¿por qué este blog?

Estándar

     Los que somos padres comprendemos lo difícil que es educar a nuestros hijos, en especial cuando entran en la adolescencia. Para nuestros hijos es como andar por la cuerda floja, se sienten inseguros. Por mas que lo intentemos, los padres no podemos ahorrarles esa etapa, pero sí podemos y debemos ser la barra que les ayude a mantener el equilibrio y llegar a buen puerto, convertirlos en adultos responsables.

  La verdad es que parece fácil decirlo, pero los que somos padres sabemos lo difícil que es ponerlo en práctica. Hace nada nuestro hijo era el chiquitín que no paraba de moverse, lleno de energía pero ahora no hay quién le saque una palabra. O nuestra hija, que de pequeña no se separaba de nosotros y ahora no quiere que la vean en nuestra compañía.

 Para nada queremos pensar que la batalla está perdida. Tenemos  ayudas. En este blog quiero editar lo que he aprendido por mi estudio y experiencia, y por supuesto me gustaría que sea interactivo, es decir tener vuestra opinión. Quieres educar a tus hijos, por eso estás aquí.

 Una idea clave para estar cerca de nuestros hijos es recordar nuestros años de adolescentes. La tensión, ansiedad y confusión que teníamos con su edad. Cuando nuestros hijos nos hablen, escuchemos con atención. Podemos tener una idea clara: aunque cueste creerlo, nuestros hijos valoran mas nuestros consejos que los de otros jóvenes.

  El próximo tema que me gustaría considerar es: ¿Está nuestro hijo preparado para salir con alguien?

Cómo inculcarles principios morales

Estándar

Una madre de México dice: “Como en las escuelas reparten condones, los muchachos creen que, siempre y cuando se protejan, tener relaciones está bien”.

Una madre de Japón, cuenta:” Cuando le pregunto a mi hijo qué debe hacer si él y su novia se quedan solos, me contestó: `No sé´”.

Cuando nuestros hijos eran pequeñitos, hicimos todo lo posible para evitar que se hicieran daño. Tapamos los enchufes, escondimos los objetos punzantes e incluso pusimos vallas en las escaleras. Ahora que son adolescentes, los peligros son más serios, y la tarea de protegerlos, más complicada. Quizá nos preguntemos si nuestros hijos están viendo pornografía, o si nuestra hija se ha tomado fotos y las envía desde su móvil. O puede que nos quite el sueño el pensar si nuestros hijos están teniendo relaciones sexuales.

Seamos realistas

Algunos padres piensan que la solución es controlar a los hijos las veinticuatro horas del día. Pero con el tiempo descubren que sus hijos se han hecho expertos en burlar la vigilancia y practicar a escondidas todo lo que tienen prohibido. Está claro que controlar sus movimientos no es la mejor estrategia. ¿Qué podemos hacer para asegurarnos de que sus decisiones sean sabias y conserven sus normas morales?

Algo esencial es hablar frecuentemente con nuestros hijos sobre el tema. Lo mejor es empezar desde la niñez, pero no dejar de hacerlo  ahora, que son adolescentes. Recordemos que para nuestros hijos nosotros somos la principal fuente de información. Una joven de Gran Bretaña declaró: “Hay quienes piensan que preferimos hablar de sexo con los amigos, pero la realidad es que a muchos nos gusta escuchar a nuestros padres. Lo que ellos dicen es más confiable”.

Necesitan valores

Nuestros hijos adolescentes ya saben de donde vienen los bebés, pero eso no basta. Nuestros hijos deben desarrollar principios morales, principios sólidos que les ayuden a tomar buenas decisiones. ¿Cómo hacerlo? Primero tenemos que tener bien claro cuales son nuestro principios. El libro Sex Smart explica que muchos jóvenes repiten lo que les dicen sus padres porque “aún no tienen sus propias convicciones”. Y añade: ” Cuando se hallan ante una situación en la que solo tienen unos segundos para decidir hasta donde van a llegar, se ven en un gran aprieto”. Es importante que tengan valores. ¿cómo podemos ayudarlos?.

  Expresemos nuestros valores. Digamos a nuestro hijos de manera clara y con frecuencia cuales son nuestras normas morales. Según cierto libro, se ha demostrado que “cuando los padres les recalcan a sus hijos que el sexo, entre adolescentes les parece totalmente inaceptable, estos suelen dejar para más adelante las relaciones sexuales” (Beyond the Big Talk).

Claro, eso no quiere decir que nuestros hijos vayan a adoptar nuestros valores, pero lo que le digamos les servirá de base para ir formando su propio código de conducta. Tengamos claro que la mayoría de los hijos, incluyendo los nuestros, terminan aceptando los valores de sus padres, aún cuando en la adolescencia los echen a un lado.

¿POR QUÉ NO INTENTAS ESTO? Aprovechemos alguna noticia para iniciar una conversación que nos permita iniciar una conversación que les permita expresar sus valores. Por ejemplo, si en las noticias informan de un delito sexual, podríamos decir:”Es terrible que haya hombres que vean a las mujeres como simples objetos sexuales.¿Por qué crees que lo hacen?”.

  Darles un cuadro completo. El sexo es un regalo y no un problema. Si siempre resaltamos los aspectos negativos, se crearán un aspecto negativo e incorrecto. Nadia, una madre mexicana, dice:” Siempre he querido que mis hijos comprendan que las relaciones sexuales son algo natural…Quiero que entiendan que el sexo puede traerles alegrías o disgustos; todo dependen de lo que decidan hacer con ese regalo”.

La verdad es que no es fácil mantener las normas morales que nos esforzamos por inculcarles. Pero esa lucha le ayudará a definir que clase de persona quiere ser: alguien que se deja llevar por sus impulsos y por los de los demás, o alguien firme e integro que controla su propia vida. Un buen conjunto de normas morales les permitirá tomar la mejor decisión.

Hemos hablado de inculcarles principios morales, pero,¿es ese solo el objetivo de los padres?, ¿cual debe ser nuestro objetivo como padres? Me gustaría hablar de ello en la próxima entrada.